Lo ultimo de alejandro sanz

Alejandro Sanz ha presentado este jueves, 9 de diciembre, su último disco, ‘Sanz’, trabajo creado durante 24 meses de pandemia y que anhela subir a los escenarios en 2022. De hecho, ha adelantado que a partir de abril retomará los conciertos en Colombia que no pudo realizar por la pandemia, y posteriormente espera realizar la gira por España. Sin embargo, la relación profesional establecida con la AEM latina pronto empezó a dar sus frutos, y Alejandro Sanz se convirtió de la noche a la mañana en un ídolo de la juventud española -principalmente de su sector femenino-.

Comprobado el alto nivel de ventas que alcanzó su disco Viviendo deprisa, los promotores organizaron un concierto en el Pabellón de deportes del Real Madrid, a beneficio del Fondo de las Naciones Unidas. El recital se celebró el 14 de noviembre de 1991, con el recinto lleno a rebosar, y un público entregado que, como fue habitual a partir de entonces, coreó las canciones de las letras de Alejandro Sanz mientras las desgranaba. El cantante madrileño emprendió, a raíz de este temprano éxito, una serie de giras y conciertos que llevaron su voz a todos los rincones de España y a muchos de Latinoamérica.

Su sorprendente ascenso en el panorama musical en habla de los años 80 quedó bien plasmado en los siete discos de Platino que cosechó con este álbum, del que vendió más de un millón de copias. Mientras tanto, Sanz iba componiendo lentamente los temas de su siguiente entrega, que se hizo esperar hasta 1993. Es si me miras, un álbum que producido por la WEA latina, lanzó definitivamente a Madrid al estrellato.

Es buena prueba del prestigio que, por aquel entonces, tenía ya Alejandro Sanz entre críticos y colegas el hecho de que en este trabajo colaboraran algunas figuras de la talla del guitarrista Paco de Lucía -1947-, el teclista Chris Cameron -que había acompañado al piano o a los teclados, a grandes monstruos como George Michael -1963-, Billy Ocean, Alison Moyet o Terence Trent D’Arby- y el músico Nacho Mañó, promotor de un grupo mítico de la escena de los ochenta: Presuntos Implicados. Paradójicamente, este singular trabajo no logró los éxitos de ventas cosechados por la rapidez de la vida, a pesar de contar con estos brillantes colaboradores e introducir el esfuerzo de un Alejandro Sanz mucho más maduro y experimentado, tanto en su papel de letrista como de compositor musical.