Hiperactividad en ninos de 6 a 12 anos

Para los niños con TDAH menores de 6 años, la Academia Americana de Pediatría AAP recomienda el entrenamiento de los padres en el manejo de la conducta como primera línea de tratamiento, antes de probar la medicación. Para los niños de 6 años o más, las recomendaciones incluyen la medicación y la terapia conductual juntas: formación de los padres en el manejo de la conducta para los niños de hasta 12 años y otros tipos de terapia conductual y formación para los adolescentes. La escuela también puede formar parte del tratamiento.

Las recomendaciones de la AAP también incluyen la incorporación de la intervención conductual en el aula y los apoyos escolares. Más información sobre cómo el entorno escolar puede formar parte del tratamiento. La prevalencia mundial conjunta del TDAH en niños de 18 años o menos fue del 7,2% a partir de la revisión sistemática y el metaanálisis de 175 estudios en todo el mundo [3].

A partir de 86 estudios de revisión y metaanálisis, la prevalencia del TDAH oscila entre el 5,9 y el 7,1% en niños y el 5% en adultos [4]. En un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la tasa de prevalencia del TDAH era del 6,8% en los niños estadounidenses de 3 a 17 años y ha aumentado un 21,8% entre 2003 y 2007 [5]. En una encuesta nacional entre niños estadounidenses de 4 a 17 años, la tasa de prevalencia del TDAH era del 11% y ha aumentado un 42% entre 2003 y 2011 [6].

En otros estudios, la tasa de prevalencia del TDAH es del 8,2% entre los niños de 6 a 17 años en EE.UU. [7], del 6,8% entre los niños de 6 a 17 años en España sobre la base de 14 estudios observacionales [8], del 5 8% entre los niños de 6 a 17 años en Brasil utilizando el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales Cuarta Edición DSM-IV y 1,5% utilizando la 10ª revisión de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados CIE-10 [9], y 10,03% entre los niños de 4 a 12 años en Venezuela [10]. En Arabia Saudí, la tasa de prevalencia del TDAH en niños de 6 a 13 años es del 16,4% para el subtipo combinado TDAH-C, del 16,3% para el subtipo de inatención TDAH-I y del 12,4% para el subtipo hiperactivo/impulsivo TDAH-HI [11]. Otros estudios similares entre niños de 6 a 12 años informaron de que el TDAH tenía una tasa de prevalencia del 11,6%, de la cual el 6,3% pertenecía al subtipo de inatención, el 2,2% al subtipo hiperactivo/impulsivo y el 3,1% al subtipo combinado de TDAH [12].

En los niños iraníes de 3 a 6 años, el TDAH tenía una tasa de prevalencia del 25,8% según la evaluación de los padres y del 17% según la evaluación de los profesores [13]. Los estudios realizados en África son limitados, pero en algunos de ellos se informó del TDAH. En África, la prevalencia del TDAH oscila entre el 5,4% y el 8,7% entre los escolares y el 1,5% en la población general. Sin embargo, oscila entre el 45,5% y el 100,0% entre poblaciones especiales de niños con posibles lesiones cerebrales orgánicas [14].

Se ha informado de que la prevalencia del TDAH es del 6,9% en Egipto [15], del 3,2 al 23,15% en Nigeria [16, 17], del 6,3% en Kenia [18], del 6% en el Congo [19], del 19,7% en Egipto [20] y del 1,5% en Etiopía entre niños de 5 a 14 años [21]. El TDAH es el resultado de una compleja relación entre rasgos genéticos, ambientales y de desarrollo, y se atribuye a los factores genéticos la determinación de alrededor del 80% de los casos [22]. Los principales factores mencionados que tienen una asociación con el TDAH en los distintos estudios fueron los criterios de diagnóstico, la fuente de información y el origen de los estudios [23].

Otras variables demográficas como el bajo nivel educativo de los padres, la ocupación de la madre y el bajo nivel socioeconómico [11], así como el sexo masculino, el orden de nacimiento del niño, el nivel educativo de la madre y el hecho de vivir con un solo progenitor [13, 20, 24] fueron factores de riesgo del TDAH. Los factores relacionados con la familia, como el hábito de fumar y beber de la madre, el parto no vaginal y el inicio tardío de la escuela, comentados en [25]; ver la televisión/jugar a videojuegos, la participación en deportes y la estructura familiar biparental, comentados en [26]; y los trastornos psiquiátricos de los padres, el aborto previo, el embarazo no deseado, los antecedentes de traumatismos, el parto por cesárea, el consumo de sustancias durante el embarazo, los traumatismos craneales y la epilepsia, comentados en [27], contribuyeron al riesgo de padecer TDAH. Los niños con TDAH corren el riesgo de abandonar la escuela, quedarse embarazados en la adolescencia y cometer conductas delictivas. El TDAH no tratado aumenta el riesgo de complicaciones futuras, como el bajo rendimiento académico y el retraso en el aprendizaje, la baja autoestima, las escasas habilidades sociales y la mayor susceptibilidad a las lesiones físicas en la infancia [28]. El TDAH suele presentarse durante la primera infancia, y su diagnóstico se realiza con mayor frecuencia en niños de edad escolar.

Sin embargo, muchos niños con este trastorno siguen presentando síntomas al entrar en la adolescencia, en un 60-85%, y en la vida adulta, en un 40% [29]. Los niños con TDAH corren el riesgo de sufrir una amplia gama de trastornos psiquiátricos [30]. El tratamiento del TDAH es específico para cada edad, y la evidencia actual más completa disponible, basada en la información relacionada con el tratamiento, sugiere a los clínicos, desarrollar directrices